Los mayores son los que menos van a cine

Día del internet y las telecomunicacionesEn Colombia hay 5,2 millones de personas mayores de 60 años, los cuales además de ser productivos podrían estar disfrutando de la oferta mediática y cultural que tiene el país.

Sin embargo, la realidad es que las personas mayores en Colombia son las que menos acceden a medios de comunicación y a la oferta cultural. Según la Encuesta Cultural del Dane 2016, los mayores de 65 años son los que menos van a cine (solo 12,7%), los que menos leen libros (solo 35,0%); los que menos leen revistas (35,0%), los que menos ven televisión (88,3%), los que menos oyen música grabada (19,5%).

Según la firma Raddar, en un artículo del diario Portafolio de 2014, “las personas mayores solo gastan 2,5% de sus ingresos en diversión y entretenimiento y esto podría explicarse por la falta de oferta especializada que hay en dicho segmento”.

Y las cifras en el mundo digital son más dramáticas, pues según la Encuesta Cultural, solamente el 10% de las personas mayores acceden a contenidos digitales como correo electrónico, redes sociales o páginas web.
El bajo consumo de medios de comunicación se explica entonces, por un lado, la falta de contenidos diseñados para ellos. Por otro lado, por la falta de alfabetización digital de las personas mayores.
La exclusión mediática de los mayores tiene consecuencias económicas y sociales complejas que tarde o temprano deberían ser tenidas en cuenta.

La economía plateada:

Para el 2050 casi la cuarta parte de los colombianos tendrán más de 60 años, es decir que son un segmento importante del mercado que a la fecha no ha sido explorado y aprovechado adecuadamente.
Según el diario Portafolio de 2014, “el 53,36 por ciento de los nacionales de 60 años en adelante no tiene carro, adquiere más productos por necesidad que por gusto o calidad y paga sus compras con efectivo en el 94,22 por ciento de los casos”.
En el mismo artículo se reseñan estudios de la firma Mindshare donde se detallan los gustos de los consumidores colombianos mayores de 60: “la música (71,8 por ciento de incidencia), la comida (83,2) y la tecnología (80,7) están entre los temas que más les llaman la atención; y es que, aunque el porcentaje de personas en la tercera edad alfabetizadas digitalmente es muy bajo, su interés en el tema es muy superior al del promedio mundial, que llega al 56,8 por ciento”.
“En las preferencias, Mindshare encontró que tienen mucha conciencia de la importancia de cuidar el medioambiente, son muy activos, aunque no les gusta tomar riesgos y, en su mayoría, no les interesan los estatus que una marca pueda darles”.
A pesar de tener estudios que identifican los gustos de consumo de esta población, son pocos los productos y servicios diseñados para atender la demanda y por lo tanto los medios tampoco los ven como un público atractivo.

Envejecer activamente

Son varios los estudios alrededor del mundo que comprueban que la exclusión, la soledad, la falta de espacios de participación y esparcimiento de las personas mayores deterioran su salud mental y física, incrementando los costos del sistema de salud en tratamientos y en cuidado de esta población.
Y es aquí donde los medios digitales pueden abrir puertas interesantes de socialización y generación de redes de apoyo para las personas mayores, así como solucionar problemas de la vida cotidiana como ir a un banco o de compras, entretenerse, viajar o cuidar su salud.

Según un estudio de tendencias de consumo de Llorente y Cuenca, publicado por Revista Dinero, “los millennials dejaron de dominar las redes sociales durante el 2017. En el lugar de los millenials, la generación senior es la que ahora se está tomando plataformas como Facebook, que utilizan principalmente para mantener contacto con viejos conocidos, y Twitter, donde buscan mayor visibilidad y se convierten en líderes de opinión”.

Según el mismo estudio de Llorente y Cuenca, el uso de redes sociales en adultos mayores de 65 años pasó de 15% a 23%, un ritmo de crecimiento que hasta el momento sólo se había registrado en la generación millennial.
Es necesario entonces dar la oportunidad de conectarse al mundo digital a las personas que más lo necesitan, las personas pobres mayores, que según estadísticas de la Misión Colombia son las más pobres de toda Latinoamérica.

Es hora de que el país le preste atención a las personas mayores, pues son potenciales consumidores de bienes y servicios, tienen mucho que aportar y mucha vida por vivir si continúan siendo miembros activos de la sociedad; pero su exclusión puede significar una disminución en los niveles de bienestar y de salud de esta población, generando altas cargas económicas en salud y cuidado.

Acciones sencillas como darles la oportunidad de entrar en el mundo digital y diseñar contenidos mediáticos y servicios interesantes para esta población pueden ser la puerta de entrada de estas personas a una vida más plena y a una sociedad con mayores niveles de bienestar.