Sí se puede evitar la ceguera por retinopatía de la prematurez

Un programa desarrollado por el Instituto Para Niños Ciegos y Sordos del Valle del Cauca y la Fundación Saldarriaga Concha entrego resultados alentadores.


rinopatiaLa retinopatía de la prematurez -ROP- es un trastorno ocular que pueden sufrir los bebés que nacen de forma prematura, especialmente antes de los 8 meses de gestación, que pesan menos de 2.500 gramos y/o que requieren oxígeno en las primeras horas de vida.

Esta enfermedad es la primera causa de discapacidad visual evitable en Colombia y si se detecta a tiempo y se sigue el procedimiento establecido para tratarla, se pueden reducir a cero los problemas visuales permanentes o ceguera de los bebés que la sufren.

Por eso, en 2017 y 2018 la Fundación Saldarriaga Concha apoyó al Instituto Para Niños Ciegos y Sordos del Valle del Cauca, en cabeza de la doctora Claudia Zuluaga, en la implementación del programa de prevención de retinopatía de la Prematurez -ROP- en Bolívar y Cesar.

Con los resultados de este proyecto se espera que otras regiones del país, con altas tasas de ROP, puedan beneficiarse y garantizar que ningún paciente sufra de ceguera por esta enfermedad.

En la implementación del programa participaron siete Unidades de Cuidado Intensivo Neonatal -UCIN- de Cesar y diez de Bolívar. El proceso comenzó con la identificación de las UCIN en estos dos territorios, luego, se desarrolló una etapa de sensibilización para que gobiernos locales, IPS, EPS y personal de salud (médicos y enfermeras) entendieran la importancia de comprometerse con el desarrollo del programa, que, además, hace parte de los requisitos de habilitación de las UCIN.

Por último, se hizo capacitación del personal médico y seguimiento a los casos de ROP que se presentaron durante el tiempo que duró el proyecto.

Los resultados fueron muy alentadores, pues las 17 UCIN implementaron al 100 % el procedimiento establecido para detectar y atender casos de ROP y el 100 % de los pacientes en riesgo fueron valorados, logrando que el total de los niños diagnosticados (6 en Valledupar y 26 en Cartagena) fueran tratados y, a la fecha de cierre del programa, ninguno presentara ceguera por ROP.

El principal cuello de botella que se encontró en la implementación del programa fueron las demoras administrativas de las IPS y EPS. Por esta razón, en 2019, se hará un acercamiento con la Superintendencia de Salud, para que incluyan dentro de los reportes de las EPS e IPS el seguimiento de la ROP y generen las sanciones a que haya lugar cuando éstas incumplan con la atención.