Modelo de Cuidado con enfoque te envejecimiento activo

modelo de cuidado internaEl modelo de cuidado busca promover las relaciones y los entornos de cuidado que las familias, la comunidad y las instituciones les proveen a las personas mayores. 

Componentes del modelo:

1.       El cuidado y el autocuidado:

a.       Actividades para mejorar su autocuidado y ser más independientes en su vida diaria a partir de hábitos y acciones como vestirse, salir a la calle, hacer vueltas, participar en actividades comunitarias.

b.       Capacitación a familias, cuidadores y vecinos en la forma adecuada de cuidar a las personas mayores.

2.       Promoción de los estilos de vida saludable

alimentación y actividad física, como estrategia para promover y mantener niveles adecuados de salud, autonomía y presencia activa en la comunidad durante la vejez. Este componente se desarrolló a través de la cultura y los saberes populares de las personas mayores, incluyendo danzas, bailes y gastronomía tradicional.

3.       Laboratorios intergeneracionales de memoria y escritura

talleres interactivos dirigidos a personas mayores, jóvenes y niños, para aprender a crear cuentos y a narrarlos de manera oral y escrita.

4.       Resiliencia y resolución de conflictos

 ejercicios de respiración, relajación y meditación y desarrollo de destrezas psicosociales como solución de problemas de manera no violenta.

5.       Incidencia y exigibilidad de derechos

capacitación a personas mayores y sus familias sobre derechos, métodos de organización colectiva y diseño y evaluación de políticas, programas y proyectos.

6.       Apoyo a proyectos productivos

asistencia técnica empresarial para montar sus propios emprendimientos.

Resultados

modelo de cuidado interna2

 

·         Las condiciones de vida de las personas mayores, en términos de salud, educación, actividades laborales y ocupación del tiempo libre mejoraron, pasando de 8.09 a 8,33.

·         Subió tres puntos el nivel de dependencia, pasando de 94,68 a 97,23 en la escala de Barthel. Esto se ve reflejado en la autonomía de este grupo para realizar actividades de la vida diaria como vincularse a actividades comunitarias, cocinar, comer solo, hacer sus propias diligencias.

·         Se mantuvo el nivel de independencia a través de cuatro indicadores como usar el teléfono, usar medios de transporte, ser responsables de medicarse y manejar sus asuntos económicos.

·         El componente de promoción de hábitos saludables les permitió valorar su paso por la vida y afrontar de manera positiva los cambios de la vejez, viviendo de manera activa su envejecimiento.

·         Las personas que participaron en este piloto manifiestan que “cada vez viven más tranquilas” y que lo que aprendieron les “cambio la convivencia, les hizo comprender una mejor forma de comunicarse y afrontar los conflictos que a diario se evidencian en su sitio de vivienda”.

·         Después del proyecto, adultos mayores dice sentirse más reconocidos dentro de los espacios sociales en los cuales participan.

Así, el modelo de cuidado y envejecimiento activo tiene todos los elementos recomendados por la Organización Mundial de la Salud para el desarrollo de una política nacional de cuidado con un enfoque de envejecimiento activo adaptada a las circunstancias de las personas mayores en el país, que efectivamente favorece una vejez digna y saludable.